jueves, 6 de noviembre de 2008

THE END

Cuando había terminado por fin de escribir mis últimas voluntades, Mariana comenzó a moverse en la cama. Me acerqué a ella. La acaricié y le hablé al oído dulcemente. “Mi amor, levantate que nos vamos”. Repetí la misma frase cuatro veces hasta que percibí que ella tenía los malditos tapones en los oídos y que no escuchaba nada. Se los saqué apresuradamente y ella pegó un salto en la cama. Al levantar el brazo me dio un golpe tan fuerte en el ojo que caí hacia atrás dándome con el respaldo de la cama en la nuca. “What happens?”, dijo ella agarrándose la mano dolorida. Yo no sabía como decirle que eran las últimas palabras que cruzábamos con vida. En el mismo instante en que le decía “¡Nos atacan! ¡Es la guerra! ¡Vamos a morir! ¡Quiero a mi mamá!”, varios aviones en vuelo rasante pasaron por encima de nuestras cabezas dejándonos momentáneamente sordos. “Qué es eso”, pregunta. No pude contener más mis lágrimas y como un niño me tendí en el suelo pataleando y dando gritos como “¡No quiero morir!” y “¡Soy muy joven para dejar esta vida de la que no he aprendido lo suficiente y ella todavía no ha sabido valorar lo que yo soy capaz de darle…”. “¡Basta!” gritó Mariana, “Shut up!”. Dejé de patalear, de gritar, de llorar, de todo, solo la miré con sorpresa y miedo. Mis ojos bien abiertos se toparon con unos ojos de mirada fija y seria. En ese momento otro contingente de aviones raspaba los techos de la ciudad buscando a los insurgentes escondidos en las cloacas y en los sótanos. El cruce de miradas continuó hasta que no quedaba más rastro del ruido, en ese instante Mariana dijo: “Acá no va a morir nadie”. “Cómo lo sabes”. “Porque esos aviones que sobrevuelan San Francisco en este momento son los Blue Angels que están haciendo demostraciones este fin de semana”. “¿Y quién carajo son los Blu Enyels?”. Entonces Mariana dijo: “Los Blue Angels o Ángeles Azules, es el Navy Flight Demonstration Squadron (Escuadrón de demostración de vuelo de la Armada), es el grupo de vuelo acrobático de la Armada de los Estados Unidos. Formado en 1946 tras la Segunda Guerra Mundial, es el primer equipo de demostración aérea militar con carácter oficial….”. “Pará, pará. ¿Quién te crees que sos? La Wikipedia acaso”. “Ignorante de mierda”, me dijo y se metió en el baño. Me sequé las lágrimas que todavía humedecían mi cara y guardé el archivo con mi testamento, por las dudas.


Al cabo de una hora estábamos subiendo al ómnibus que nos llevaría al puerto para ver la exhibición de los blu enyels y vivir en carne propia lo que es una de las demostraciones más fuertes del orgullo militar estadounidense. Vi que los mendigos seguían mendigando y las hordas de personas enloquecidas que antes corrían buscando refugio lo encontraban en los grandes centros comerciales. Muchos otros optaban por abarrotar las instalaciones del embarcadero deseosos de ver a esos locos de remate haciendo piruetas en el aire y recorrer con el pecho henchido los diferentes tinglados en los que reclutan a los nuevos rambos.

Después de esta experiencia surrealista pude entender algunas cuestiones relevantes en mi vida. Comprendí al fin no sólo que no se trataba de una guerra, que nadie iba a morir y que es casi imposible que aviones yanquis ataquen Estados Unidos, sino que también fui capaz de darme cuenta de que no tengo ni un peso para dejar en un testamento.



1 comentario:

Alejandro dijo...

Mi amor, gracias por la ternura que tenes conmigo y perdon por pegarte!!!